jueves, 9 de abril de 2009

Los tantasmas del no recuerdo





Alguien sorbiò de mi pepsi, del lìquido del que hace ya varios años soy adicta. La dejè por ahi, junto o sobre el estante donde suelen dejar los visitantes del centro cultural donde laboro sus mochilas, equipajes, objetos o pertenencias. La olvidè por un rato, aùn estaba frìa cuando la deje. Pero algo ocurriò, no inmediatamente me percate de que el liquido se habìa agotado casi en su totalidad. Entònces pensè:"¿Se atreverìa alguien a tomarla y saciar su sed? ¿Algùn paseante confundido, quisà tomò mi pepsi y me dejo la suya, a punto de expirar? ¿Recordarè en verdad que yo la bebì?
Preguntas como esta, azotan mi cabeza. No puedo obtener las respuestas. Abruman, ha pesar de ser situaciones tan simples, las hayo tan complejas. Luego vino a mi la incidente idea que està latente incluso por dìas en mi extraña-mente. Algunas veces ocurre y esto con mayor frecuencia, que alguien me cuenta alguna historia, chisme, idea, pensamiento o acontecimiento. y enseguida, pienso o mejor dicho que fue al revès, que eso que me cuenta alguien ya lo sabìa y que yo se lo contè a ese alguien. Pero no tengo la certeza de que esto sea correcto, no puedo asegurarlo. Mi mente divaga tanto en ese momento. Entonces caigo en la cuenta, que quisà nadie sorbiò ni bebiò de mi pepsi, que lo hice yo y no lo recuerdo. Es abrumador, confundirse y no saber que hechos tan simples sucedieron o no. No se a que se deba, y ni si quiera sè si alguien tenga la respuesta, si no la tengo yo, mucho menos alguien màs. Aùn asi, aveces pienso que mi cerebro no anda bien y que algùn desajuste neuronal ronda mis dendritas e impiden la conexiòn del buen entendimiento y pensamiento. Serà acaso que los estragos de mis disfunciones en el lòbulo temporal, estàn surtiendo efecto. Me dijeron que olvidarìa palabras, que la percepciòn espacio tiempo disminuirìa (ahora, precisamente no sè si deba escribir desminuirìa o desminuria, por ejemplo). O si el punto vaya fuera del parentesis. Ya he olvidado tambien los acentos, cosa que no me preocupa tanto por el momento. Lo que me angustia son los recuerdos... Mi caja de recuerdos en algùn momento se verà afectada, o al menos eso intuyo. Y lo màs preocupante son las acciones inmediatas. Què pasaría si olvido la ruta que tengo que tomar para dirigirme a cualquier lugar. Aunque no estoy en peligro de amnesia, y solo son cosas esporàdicas, pequeñas chispas de no funcionalidad, tampoco me dijeron que terminarìa preguntando quien soy. Aunque eso suelo hacerlo en realidad desde hace tiempo y nada tiene que ver con lo neuronal sino con lo existencial. Esos pequeños fantasmas que azotan mi cabeza por ahora me estàn consumiendo. Por eso amo la facilidad que otorga la escritura para expresar. Escribir es un desahogo del alma, es sacar las cosas por la ventana a un espacio totalmente ajeno con el mundo aparente en el que nos desenvolvemos. He llegado a la conclusiòn de escribir un diario, o simplemente escribir para recordad, uno nunca sabe y màs en mi caso si se pueda volver a hacerlo. Y bien, he dejado aquì la imagen, el recuerdo de una mente extrañamente confundida con animos de reparar las enormes sacudidas que le otorga su cerebro

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Ya me quedé con la duda de quién tomó esa Pepsi? ja ja ja... me siento intrigada,uff muchas cosas asquerosas rondaron mi cabeza ja ja.
Y deberías escribir un diario, lore, no solo de uso práctico sino de exploración.

Bueno Lore, te dejo. Porque me siento mareada y tengo que atender a alguien que no quiero atender, ja.

Te quiero mucho




Elza

Edgardo dijo...

Tomarse la Coca-cola de Lore es un crimen, chingao.

Se llama la Peste del insomnio cuando olvidas la cosas y da por tomar tanta Coca-cola, carajo.

Te quiero un chingo, Lore.
Saludos.